Menú
La motivación no siempre es buena idea: solo necesitas 5 segundos para cambiar tu vida
La motivación no siempre es buena idea: solo necesitas 5 segundos para cambiar tu vida
CRECIMIENTO PERSONAL

La motivación no siempre es buena idea: solo necesitas 5 segundos para cambiar tu vida

Descubre por qué la motivación no siempre es buena idea, ¡tienes que centrarte en otras cosas más importantes!

Mª José Roldán Prieto

"Motivación" es esa palabra que parece mágica y que todo lo cambia. En realidad, no siempre es buena idea la motivación y se necesitan "otras cosas" para que te vaya bien. Para entender mejor esto, primero deberás saber que hay dos tipos de motivación: la motivación extrínseca y la intrínseca. Quizá tu entrenador te presiona para cambiar, y eso es extrínseco. La motivación intrínseca es por tanto, tu propia fuerza de voluntad. La fuerza de voluntad a veces falla y la motivación extrínseca, también... sobre todo cuando la primera escasea.

Por qué la motivación no siempre es suficiente

Cuando se trata de cambiar tu vida, debes entender la ciencia detrás de la motivación intrínseca, la parte de la motivación que todos hemos malinterpretado y que no siempre funciona. Cuando piensas en lo que requiere el cambio, es necesario que hagas cosas que sean diferentes, inciertas o nuevas. Pero aquí está el problema, nunca te sentirás preparado o motivado para hacer las cosas que te dan miedo, son irritantes o difíciles; y si puedes aceptar eso como la realidad, ahora tienes el secreto para cambiar.

Las personas exitosas no están logrando grandes cosas simplemente porque están motivadasLas personas exitosas no están logrando grandes cosas simplemente porque están motivadas

Saber que no puedes "sentir ganas" y aun así sí que puedes esforzarte para crear un cambio es potenciador. También es el primer paso para hacer las cosas que no quieres hacer, pero debes saber que debes hacerlo de todos modos. Piénsalo de esta manera: las personas exitosas no están logrando grandes cosas simplemente porque están motivadas; están creando un cambio y haciendo que la vida suceda porque toman una decisión consciente de presentarse y trabajar cada día.

Tú decides ese cambio y así expandir tu vida

Todos sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo... Entonces, ¿cómo hay personas que lo logran? Tenemos el poder dentro de nosotros, ya sea que lo llames tu instinto, las decisiones basadas en el corazón o la sabiduría interior, para inspirar el cambio. Pero, ¿cómo sabes si la decisión que estás tomando se basa en tu sabiduría interior o en tu miedo?

El miedo hace que la decisión se sienta restrictiva: encogerá tu mundo. Es por eso que recomienda que cuando tomes una decisión que tengas que tomar, tienes que olvidarte de si te sientes motivado o no. En lugar de esto tienes que preguntarte: ¿La decisión mejora mi vida o la empeora?

Piensa en un área de tu vida en la que estés luchando por cambiar Piensa en un área de tu vida en la que estés luchando por cambiar

Si la mejora, entonces es buena decisión. Claro, una decisión puede ser aterradora o incómoda, pero si la acción que sigue expande tu vida y aprovecha tu potencial, es la decisión correcta. Es solo después de tomar la decisión cuando podrás planificar el cambio para hacerlo de manera responsable.

Solo necesitas 5 segundos para cambiar tu vida

A menudo nos quedamos congelados en los momentos de decisión: ¿voy al gimnasio o me quedo en el sofá? ¿Me quedo en esta relación o la rompo? ¿Busco un nuevo trabajo o me quedo con el actual? Es normal sentir miedo o experimentar dudas sobre sí mismos al tomar decisiones. Pero permitir que esas cosas te detengan es una elección que tomas tú.

Toda tu vida se define por lo que haces en la brecha entre tu pregunta inicial y tu decisión de actuar (o no). Esa brecha es de unos cinco segundos. Hay una período de tiempo o brecha de cinco segundos entre los momentos de inspiración y el miedo que la detiene, también hay una brecha de cinco segundos entre la confianza y la duda. Esta brecha de cinco segundos es donde nos expandimos o retrocedemos. Cuando te das cuenta de que puedes cerrar esa brecha tomando decisiones de cinco segundos que expanden tu vida, ahora tienes el secreto para aprovechar tu potencial y cambiar tu vida.

Solo tienes que probarlo

Piensa en un área de tu vida en la que estés luchando por cambiar o un hábito que quieras mejorar. Ahora tendrás que dividirlo en un concepto más pequeño y responder a esta pregunta: ¿Cuál es la decisión de 5 segundos que puedes tomar todos los días y que t ayudará a mejorar en ese hábito?

Tan pronto como vuelvas a casa, siéntate frente a tu proyecto cuenta de 5 a 1 y empiezaTan pronto como vuelvas a casa, siéntate frente a tu proyecto cuenta de 5 a 1 y empieza

Esa decisión de cinco segundos ocurre cuando no cedes a la duda que experimentas al tratar de actuar. En otras palabras, en el momento en que sientas que la duda de ti mismo invade tus pensamientos, cuenta hacia atrás desde cinco y luego entra en acción. Ahora tienes la base de la regla de los cinco segundos.

Ejemplos

Por ejemplo, si quieres comenzar a hacer ejercicio por la mañana en lugar de presionar la alarma por tercera vez, cuenta hacia atrás desde las cinco y levántate. No te des el tiempo para poner excusas y crear dudas. Cuenta atrás de cinco y realiza la acción.

O si te cuesta poner límites usa la regla de los 5 minutos para aprender a decir que "No". Imagina que un compañero de trabajo con frecuencia te da su trabajo para que lo hagas. Si complaces a la gente, es probable que les permita seguir haciendo esto diciendo "sí". Para parar esto tendrás que establecer la regla de los 5 segundos. La próxima vez que tu compañero se acerque a ti, respirar profundamente y cuenta de 5 a 1 y después di "no". No reaccionar de inmediato interrumpe tu hábito de decir "sí" a esta persona y le permite tomar una decisión de cinco segundos que puede cambiar su vida.

O tal vez quiera comenzar a trabajar en un proyecto que te apasiona, pero siempre pones excusas cuando llegas a casa cansado del trabajo. Si realmente es una prioridad para ti, tan pronto como vuelvas a casa, siéntate frente a tu proyecto cuenta de 5 a 1 y empieza.

Cuenta siempre de 5 a 1

Aquí está el truco que no puedes olvidar: tienes que contar hacia atrás. Cuando cuentas hacia atrás, te comprometes con tu corteza prefrontal, lo que te ayuda a superar las excusas. Ahora has dado un paso para anular todos esos hábitos que te han mantenido estancado en primer lugar.

Suena simple, y posiblemente demasiado bueno para ser verdad, pero funciona. Si puedes llegar a una decisión de cinco segundos cada día que esté equilibrado con ese nuevo hábito, realizarás la acción y eso te llevará al éxito.

Artículos recomendados