Menú
Resiliencia: 4 secretos para llevar a cabo una recuperación emocional
Resiliencia: 4 secretos para llevar a cabo una recuperación emocional
RESILIENCIA

Resiliencia: 4 secretos para llevar a cabo una recuperación emocional

Su has pasado por un momento complicado en tu vida, o llevas mucho tiempo sufriendo, te damos las herramientas para dar un paso adelante y superarlo emocionalmente.

Mª José Roldán Prieto

Muchas personas trabajan duro para labrarse mascaras emocionales que disimulen cómo se sienten realmente. En verdad, esto es un gasto de energía inútil, porque las máscaras emocionales solo harán que te sientas peor a corto y largo plazo. Hay personas que cambian su imagen físicamente para parecer que es una persona resiliente, que es capaz de superar los obstáculos y seguir adelante, aunque en realidad, lloran por las noches.

Aunque la apariencia física es necesaria en muchos casos para estar bien, la capacidad de recuperación mental y emocional es la mejor forma de predecir la calidad de vida que tendrás a largo plazo. Nunca es demasiado tarde ni demasiado temprano para empezar a hacer un esfuerzo y desarrollar una buena capacidad de recuperación emocional, es decir de resiliencia. ¿Quieres saber los secretos para conseguirlo? ¡Sigue leyendo!

1- Rodéate de personas positiva

¿Alguna vez has estado con alguien y te sentiste mal o cansado después sin saber por qué? Las personas negativas te envenenan y te quitan la energía casi sin que te des cuenta. Por este motivo siempre será mejor que te rodees de personas positivas para estar mejor.

Cuando estás rodeado de personas negativas e infelices, su energía y palabras pueden afectarte. La próxima vez que salgas con amigos, presta atención a las palabras que dicen, y si hay vibraciones críticas o tóxicas presentes pero no dichas... aléjate de esas personas. Por este motivo es necesario que te rodees de personas positivas, su buen rollo y su alegría serán contagiosas y te sentirás mucho mejor.

Rodéate de personas positivas y aléjate de las personas tóxicas y falsos amigosRodéate de personas positivas y aléjate de las personas tóxicas y falsos amigos

2- Examina tus hábitos de pensamiento

Es necesario que seas consciente del tipo de pensamiento que tienes cada día. Sin darnos cuenta podemos tener una conversación negativa con nosotros mismos y que esto nos haga sentirnos afligidos. Tienes que buscar las maneras de contrarrestar los pensamientos negativos y reemplazarlos por otros que sean positivos.

Las personas han acostumbrado demasiado criticarse internamente. Imagínate que eres un niño, ¿te hablarías la misma manera? Si te resulta incómodo cambiar de pensamientos negativos por otros que sean positivos, es una señal clara de que necesitas pasar más tiempo explorando tus pensamientos.

3- Cambia las cosas que no te gustan de tu vida

Hay muchas personas que no están satisfechas con su vida pero otras sí que lo están y no cambiaría nada. Las personas estamos diseñadas para luchar, aspirar y tener esperanzas en un futuro mejor. Sin importar lo que pueda pasar en el futuro lo que es necesario es que comiences hoy a cambiar aquello que no te gusta por otras cosas que si te gusten.

Los grandes cambios comienzan con pasos pequeños pero firmes. Piensa en aquello que quieres cambiar en tu vida y empieza a pensar en cómo podrías conseguirlo. Quizá sea acostarte un poquito antes por la noche para sentirte con más energía el día siguiente, O quizá sea hacer una llamada alguien para preguntar por un trabajo, etc. Lo que importa es que empieces ahora sin que te importe el resultado, simplemente para desarrollar tu capacidad de recuperación emocional para resto de tu vida.

4- Conviértete en tu mejor amigo

La idea de estar solo, en un restaurante, en una película o en casa, puede ser intimidante para algunas personas. Si esto te pasa a ti, entonces puede ser útil que comiences a escribir un diario todos los días. De esta manera empezarás a conocerte mejor y a conectar contigo mismo. Empezarás a ser tu amigo a través de tus propias palabras.

Vivimos en una época en la que podemos estar siempre conectados con alguien, a cualquier hora del día o de la noche. En estas circunstancias es fácil perder el sentido de uno mismo, tus preferencias, tus deseos más verdaderos. A medida que te familiarices contigo mismo, podrás disfrutar de tu propia soledad. Sin nadie más, solo tú.

Artículos recomendados