Menú
Miedo a hacer el ridículo: consejos para perderlo
Miedo a hacer el ridículo: consejos para perderlo
¡NO HAY EXCUSAS!

Miedo a hacer el ridículo: consejos para perderlo

Muchas personas tienen miedo a hacer el ridículo, y esto es una señal de sentimiento de inseguridad, pro este miedo tiene solución y se puede superar.

Lara Fernández Díaz

Hoy en día, son muchas las personas que conviven con el miedo a hacer el ridículo. Y es que, hasta las personas más seguras de sí mismas en un momento determinado de sus vidas han tenido pánico a quedar mal delante de otras personas o a no estar a la altura en una determinada circunstancia. Sea como sea, es importante saber gestionar estos miedos e inseguridades que puedan surgir e intentar que aparezcan lo menos posible ya que lo único que provocan es que las cosas salgan peor. Es decir, cuanto más nerviosas e inseguras están las personas a la hora de hacer algo, peor suelen salir las cosas. Sin embargo, si las hacen con confianza y templanza, los resultados suelen ser mejores.

Los miedos y las inseguridades lo único que provocan es que las cosas salgan peorLos miedos y las inseguridades lo único que provocan es que las cosas salgan peor

En definitiva, es importante dejar a un lado el miedo al ridículo y lanzarse, garantizando así aprovechar al máximo cualquier situación que se presente en la vida y dando lo mejor de uno mismo. No obstante, existen una serie de consejos que pueden servir de gran ayuda para aquellas personas en las que este miedo suela aparecer repetidamente:

  • La perfección no existe: Es fundamental tener claro que nada ni nadie es perfecto y que todo el mundo tiene fallos y equivocaciones. De hecho, es muy probable que nadie haya hecho un cierto ridículo en algún momento de su vida. Por lo tanto, es importante tener esto en cuenta para comprender que las cosas tienen la importancia que uno le quiera dar y que hay que normalizar las situaciones para ver con claridad el nivel de relevancia que tienen. Por ejemplo, ¿quién no se ha tropezado alguna vez?
  • Nada es perfecto, las cosas tienen importancia según la relevancia que le desNada es perfecto, las cosas tienen importancia según la relevancia que le des

  • Trabajar el sentido del humor: Saber reírse de uno mismo es probablemente una de las cosas más importantes que alguien puede poner en práctica. Se trata de tomarse la vida con un poco de sentido común y ser el primero en reírse de esa situación bochornosa. De hecho, son muchas personas las que piensan que el ridículo que se hace no está tanto en la situación que se ha producido como en la respuesta que ha tenido esa persona a tal situación. Dicho de otro modo, si alguien se queda en blanco durante un importante discurso y en vez de ponerse nervioso y salir del escenario decide tratar con humor la situación y saber reconducirla, se ganará al público de una manera grandiosa. En cambio, si sale corriendo o se muestra avergonzado por tal hecho, mostrará su parte más insegura y dejará mucho que desear para aquellos que le están observando.
  • Ir poco a poco: Es perfectamente entendible que aquellas personas que padezcan miedo a hacer el ridículo necesiten ir poco a poco para pederlo. De hecho, para conseguir llegar a combatir totalmente con estos miedos se recomienda empezar por cosas puntuales y pequeñas. Por ejemplo, antes de ponerse a hablar delante de cientos de personas sería bueno que se atreviera a hacerlo delante de diez. Es decir, se trata de marcarse retos que le permitan ir cogiendo soltura y abriéndose dejando a un lado su miedo e inseguridad. Poco a poco irá viendo los progresos gracias a estos consejos y conseguirá que este miedo al ridículo sólo sea un recuerdo del pasado.
  • Es importante aceptarse a uno mismo tal y como esEs importante aceptarse a uno mismo tal y como es

  • Aceptarse a uno mismo: En ocasiones, las personas padecen miedo a hacer el ridículo porque idealizan a otras personas o situaciones, de tal forma que se sienten pequeños en circunstancias demasiado grandes. En primer lugar, es importante aceptarse a uno mismo y no buscar dar una imagen que no se corresponde con la realidad. Esto, no sólo pondrá difícil el hecho de alcanzar el éxito sino que tampoco proporcionará la felicidad, que es lo fundamental para cualquier persona. Para conseguirlo, se recomienda a su vez eliminar todos los prejuicios establecidos que aparezcan en la menta de la persona. Nadie está en la obligación de complacer a nadie. Si algo es bueno, la gente sabrá verlo y valorarlo sin necesidad de cualquier otro tipo de acción.
  • Superar el pasado: Son muchas las personas que aseguran padecer miedo a hacer el ridículo por ciertas situaciones que han vivido en su vida y les han hecho sentirse avergonzados y abochornados. Es importante lidiar con esos traumas del pasado y naturalizar esas circunstancias para evitar que retengan a cualquier persona a vivir su presente con libertad y sin miedos de ningún tipo. De hecho, es bueno ver los errores del pasado para ser capaz de aprender de ellos y no volver a repetirlos o al menos, trabajar en que no se vuelvan a dar.

Es importante lidiar con esos traumas del pasado y naturalizar esas circunstancias Es importante lidiar con esos traumas del pasado y naturalizar esas circunstancias

En conclusión, son muchos los consejos que existen para poder perder el miedo a hacer el ridículo. Lo importante, es ir poco a poco poniéndolos en práctica y sobre todo, pedir ayuda en caso de sentir que se necesita. Muchas persona han pasado por situaciones parecidas y todo se puede superar. Tan sólo será necesario tener iniciativa y ganas de hacerlo además de apoyarse en una serie de consejos que serán claves para llegar al objetivo final.

Artículos recomendados