Menú
Deja de sabotear tu propio éxito
Deja de sabotear tu propio éxito
ÉXITO

Deja de sabotear tu propio éxito

Quizá no estés alcanzando el éxito porque tú mismo te estás saboteando poder hacerlo... ¿Cómo puedes cambiar esto?

Mª José Roldán Prieto

Todo el mundo quiere tener éxito en la vida, ¡es lo normal! ¿Quién quiere vivir una vida mediocre que no aporte nada? Quizá te esfuerces todo lo que creas pero llegue un momento en que no ves esos frutos que deberías tener para poder tener éxito en tu vida. Sin darte cuenta puedes tener comportamientos sutiles que te hagan quedarte en tu zona de confort sin poder avanzar.

Si crees que puedes estar saboteando tu propio éxito sin darte cuenta de que realmente está pasando, ha llegado el momento de que te centres y te des cuenta de lo que ocurre. Así, con estos consejos podrás tener más éxito y dejar de sabotearte a ti mismo.

Todo el mundo quiere tener éxito en la vidaTodo el mundo quiere tener éxito en la vida

Te quejas de las oportunidades

Quizá tu jefe te ha dado proyectos para que avances pero solo te quejas de que tienes más trabajo. Si tu primera reacción cuando te piden que asumas nuevas responsabilidades es quejarte de ese trabajo extra que tienes que hacer, como más horas de trabajo o esfuerzo extra sin compensación adicional y ningún elogio a tu esfuerzo... entonces es probable que debas reconsiderar tu perspectiva.

Quizá realmente estés sobrecargado de trabajo y este es un punto de inflexión, pero también es probable que solo debas fomentar tu actitud positiva para que todo cambie a mejor en tu vida. Dependerá de ti y de cómo veas lo que debes hacer y cómo lo hagas el que avances hacia el éxito o te quedes estancado donde estás ahora mismo.

No permites tener sentido del humor

El sentido del humor es clave. Es importante que te des cuenta de cuando tienes pensamientos negativos y cambia el enfoque. Canaliza la energía negativa para convertir esos nuevos proyectos inesperados en oportunidades positivas. Toma una posición de liderazgo en tu vida, documenta los éxitos del proyecto y resáltalos en tu próxima revisión de vida.

El sentido del humor es claveEl sentido del humor es clave

Si algo te sale mal, no te hundas, no creas que no eres capaz. Saca fuerza y continúa porque si fomentas tu perseverancia te darás cuenta de que puedes conseguir casi cualquier cosa. Solo tendrás que centrarte en lo que realmente te llena, te motiva y te hace sentir bien.

Eres demasiado inflexible

La idea de permanecer en tu camino es ahora obsoleta: nadie puede acercarse a un trabajo como un puesto de una sola tarea. La flexibilidad y la capacidad de recuperación son habilidades clave que son cada vez más buscadas y necesitadas. 

Dentro de unos años necesitarás tener otras habilidades para poder avanzar por lo que es importante que te centres siempre en poder tolerar bien el cambio y la incertidumbre. Si eres demasiado inflexible no podrás avanzar y entonces te quedarás estancado saboteando tu propio éxito.

No aguantas la incertidumbre

Tienes que comenzar a llevarte mejor con la incertidumbre para poder llegar a tu éxito. Aunque no es fácil necesitas aprender a ser más fluido con la vida y esto requiere tiempo, práctica y experiencia... sobre todo con sentirte incómodo al principio con los nuevos retos o cuando estás aprendiendo nuevas habilidades.

La confianza viene a través de la experiencia, lo que significa crear oportunidades para pequeños cambios sostenibles y, por lo tanto, pequeñas ganancias. Intenta practicar pequeños avances con personas en las que confía. Se pueden resolver muchos problemas con una comunicación abierta y honesta sobre el estilo de trabajo y las necesidades. Recuerda que hay recompensas para aquellos con una gran capacidad de juicio crítico, siempre y cuando no sean víctimas de la inflexibilidad.

La competencia saludable puede ser grande en la fuerza laboralLa competencia saludable puede ser grande en la fuerza laboral

Acepta la competencia saludable

La competencia saludable puede ser grande en la fuerza laboral: energiza a algunos, impulsa a otros a lograr y crea un entorno dinámico y energético. Pero una racha competitiva desagradable también puede convertir rápidamente las cosas y las personas en tóxicas. Es necesario querer ser mejor y competir, pero sin querer socavar la integridad de otras personas. Todos tenemos el derecho a intentar avanzar y tener éxito.

Sientes celos del éxito de otros

Si los éxitos de otros te ponen celoso hasta el punto de la distracción, intenta reenfocar tus metas y evaluar tus propias contribuciones objetivamente. ¿Cómo está contribuyendo tu actitud al medio ambiente y a tu vida en general? ¿Puedes sentirte bien con tus objetivos a pesar de lo que otros están haciendo a tu alrededor o de lo que consiguen y tú no? Evalúa si el entorno de trabajo actual es el adecuado para ti o si quizá sea mejor cambiar a otro trabajo para sacar lo mejor de ti.

Sé un buen profesional

Para ser un buen profesional debes ser responsable con lo que haces y con las personas que tienes a tu alrededor. No llegues tarde al trabajo, acude puntualmente a las reuniones y aporta todo los que puedas aportar, mantén conversaciones casuales con personas afines a tu labor, sé amable con las personas que te rodean.

 Para ser responsable en tu trabajo no es necesario que hagas horas extras Para ser responsable en tu trabajo no es necesario que hagas horas extras

Además, para ser responsable en tu trabajo no es necesario que hagas horas extras ni quedarte toda la noche para acabar un proyecto. Tú tienes tu horario, simplemente debes ser eficiente en las horas de trabajo que tienes asignadas. Cuando eres eficiente en tu trabajo, el éxito vendrá solo.

También, es importante tener en cuenta que además de profesional, también tienes tu vida y por este motivo es necesario que eso lo sepas equilibrar bien. Si bien es cierto que puedes tener ciertos problemas familiares de manera puntual, intenta equilibrar las cosas para que tus problemas personales no afecten continuamente a tu vida laboral.

Deberás hacerte algunas preguntas sobre el Deberás hacerte algunas preguntas sobre el "propósito"

Piensa en el por qué de tu trabajo

Deberás hacerte algunas preguntas sobre el "propósito" y el "por qué" de tu trabajo. Las preguntas tienen el propósito de ayudarte a "reevaluar y tal vez volver a enmarcar o reconectarse con tus responsabilidades".

Si constantemente no cumples con los plazos, habla con tu supervisor sobre la gestión de las expectativas. Tal vez los plazos de tiempo fueron demasiado exigentes cuando se crearon, o tal vez necesitas ayuda para priorizar y administrar tu tiempo. En general, ser abierto y honesto con tu jefe o contigo mismo dará lugar a menos sorpresas y una mejor comunicación para todos.

Mantén tu vida personal en privado

Nunca es una buena idea permitir que tus compañeros de trabajo sigan los detalles de tu vida personal ni en persona ni a través de las redes sociales. Ser demasiado abierto con tu vida personal puede hacerte más daño que bien. Sin mencionar que tus publicaciones nunca pueden desaparecer y tener el potencial de seguirte toda la vida. Una forma sencilla de controlar quién ve (y quién no ve) tus publicaciones de Facebook con la configuración. De esta manera, puedes mantener separada tu vida personal de tu vida laboral... ¡y seguir tu camino hacia el éxito!

Artículos recomendados