Menú
Lecciones de vida que aprenderás de tu mascotas (sobre todo de los perros)
Lecciones de vida que aprenderás de tu mascotas (sobre todo de los perros)
MASCOTAS

Lecciones de vida que aprenderás de tu mascotas (sobre todo de los perros)

Las mascotas son tus grandes compañeros de vida, pero además, te aportarán grandes lecciones que te harán crecer personalmente.

Mª José Roldán Prieto

Si decides tener una mascota, tendrás un compañero fiel durante mucho tiempo que estará a tu lado tanto en las buenas como en las malas, sin esperar nada a cambio. Te querrá de manera incondicional y por si fuese poco, también te enseñará algunas lecciones de vida sin pronunciar ni una sola palabra.

Los humanos son las criaturas más inteligentes del planeta. El hecho de que podamos pensar y razonar nos hizo destacar entre nuestras otras contrapartes vivas. Todos, especialmente aquellos que son 'padres' de mascotas, estarán de acuerdo en que, si bien somos inteligentes, los animales tienen una forma de vida más inteligente y saludable en comparación con nosotros.

Los animales viven la vida con lealtadLos animales viven la vida con lealtad

Para que te des cuenta de esto, te vamos a explicar algunos de las lecciones de vida que las mascotas te aportarán, casi sin que te des cuenta. Ellas, te aportarán mucho y te ayudarán a crecer como persona, solo tendrás que fijarte un poco y observar su comportamiento contigo.

La lealtad

Los animales viven la vida con lealtad. Las mascotas, especialmente los perros, son famosos por ser leales a la familia que los cuida.  ¿Quién puede olvidarse del perro más leal de todos: Hatchiko? Imagina esperar en una estación de tren durante años para que tu familia regrese. Son muchos los perros que se quedan esperando a sus dueños, incluso cuando éstos ya no pueden regresar nunca más, porque por ejemplo, han fallecido.

Hay una razón por la cual los perros se conocen como el mejor amigo del hombre. Son muy leales a los humanos y los protegerán incluso si hacerlo les cuesta la vida. Podemos emular esta actitud honrando a familiares y amigos con nuestras palabras y acciones y estando a su lado sin importar nada más.

Aprecian las cosas de la vida

Los animales aprecian todas las cosas de la vida, sean más grandes o más pequeñas. Nuestras mascotas están encantadas con cualquier tipo de trato que les damos. No les importa la marca de comida o el tamaño del premio. Se preocupan más por nuestro esfuerzo y devuelven esa atención, pensamiento y esfuerzo al mostrarnos que lo aprecian.

Los gatos ronronean y los perros mueven la cola para decirnos que aprecian algoLos gatos ronronean y los perros mueven la cola para decirnos que aprecian algo

Los gatos ronronean y los perros mueven la cola para decirnos que aprecian algo. Podemos seguir su ejemplo al mostrar nuestro aprecio por las personas que nos rodean, independientemente de cuán grande o pequeño sea un esfuerzo o acción.

No tienen rencores

Los animales no guardan rencor en sus corazones. Los perros olvidan fácilmente las deficiencias de sus dueños a diferencia de las personas. A pesar de esperarnos todo el día mientras estamos en el trabajo, los perros siempre están felices de vernos cuando regresamos a casa. Nos saludan con entusiasmo a pesar de nuestra ausencia porque no guardan rencor, a diferencia de las personas.

Los rencores nos agobian y hacen que nuestra caminata en la vida sea más estresante. Entonces, si tienes rencores, deja que se marchen de tu corazón. Hazlo tú mismo. Entonces comprenderás cómo viven los perros y desearás haberlo hecho antes.

Se esfuerzan mucho

Los perros trabajan cuando se les exige. Cuidan nuestras casas cuando dormimos o cuando estamos lejos. Sin embargo, cuando es hora de jugar, los perros juegan como si no hubieran trabajado en absoluto y están llenos de energía.

Los animales no te juzgan y siempre te darán otra oportunidadLos animales no te juzgan y siempre te darán otra oportunidad

La mayoría de nosotros nos enterramos en nuestros trabajos, pensando que cuanto más trabajamos, más productivos somos. Olvidamos que somos humanos y que nuestros cuerpos sufren mucho desgaste. No somos maquinas. Podemos ser más productivos tomando un descanso para que cuando volvamos al trabajo, tengamos energías renovadas e ideas más frescas para ofrecer un trabajo excelente.

Siempre dan otra oportunidad

Los animales no te juzgan y siempre te darán otra oportunidad. Sí, a algunos perros no les gustan otros perros, pero en general son seres muy sociales que se llevan bastante bien con cualquier persona.

En contraste, las personas tienden a tener más prejuicios. Tenemos una tendencia a juzgarnos incluso si aún no nos hemos escuchado la historia del otro. El mundo sería un lugar mejor si dejáramos de lado nuestro orgullo y nuestros prejuicios y practicáramos no sacar conclusiones precipitadas.

Saben pedir ayuda cuando la necesitan

Nuestras mascotas dependen de nosotros para la alimentación y casi todo lo demás. Cuando necesitan ayuda, nos dan señales para que sepamos con qué necesitan ayuda. No intentan hacer todo por sí mismos porque saben lo que pueden o no pueden hacer.

Lo que vemos es lo que obtenemos de nuestras mascotasLo que vemos es lo que obtenemos de nuestras mascotas

La mayoría de las personas encuentran incómoda la idea de tener que pedir ayuda. Puede ser por nuestro ego y orgullo. Cualquiera sea la razón, válida o no, llegará un momento en que necesitemos ayuda. Cuando lleguemos allí, seamos lo suficientemente humildes como para admitir que no podemos hacerlo nosotros mismos y que necesitamos ayuda.

Tienen un gran corazón

Lo que vemos es lo que obtenemos de nuestras mascotas. No ocultan sus emociones y nos muestran exactamente cómo se sienten. Nunca tenemos que adivinar. La vida es corta y debemos tomar una página del libro de nuestras mascotas cuando se trata de comportamiento. Permítanos mostrarle a las personas que amamos que valoramos la relación que tenemos con ellos y que los apreciamos antes de que sea demasiado tarde.

Dan todo su amor incondicional

Los perros aman a sus familias sin condiciones. Ya sea que lleguemos a casa temprano del trabajo o los dejemos todo el día, todavía esperan pasar tiempo con nosotros y nos aman de todos modos. Esta es quizás el área con la que la gente lucha más. Como ninguna relación es infalible, puede ser difícil amar a los demás sin esperar nada a cambio.

Esto es normal y esperado. Sin embargo, podemos hacerlo mejor siendo más indulgentes y más considerados con nuestros seres queridos. Es lo menos que podemos hacer por las personas que nos cuidan.

Solo vivimos una vez, por lo que podríamos vivir de una manera que nos beneficie a nosotros y a las personas de nuestra vida. Tomemos en serio estas lecciones simples pero poderosas de nuestras mascotas y aplícalas a tu vida personal. Podemos sorprendernos de cómo estas lecciones pueden cambiar la vida cuando se aplican a diario, especialmente cuando se desarrollan como hábitos.

Artículos recomendados