Menú
Qué hacer si ves que un compañero sufre mobbing
Qué hacer si ves que un compañero sufre mobbing
ACOSO EN EL TRABAJO

Qué hacer si ves que un compañero sufre mobbing

El acoso laboral o mobbing es un problema dentro del entorno de trabajo en el que es importante que los compañeros y compañeras demos nuestro apoyo.

BEKIA

El acoso laboral o acoso moral se conoce como mobbing, en inglés "acoso". Este término comprende tanto la acción de un hostigador u hostigadores conducente a producir miedo o terror en el trabajador afectado hacia su lugar de trabajo, como el efecto o la enfermedad que produce en el trabajador. La persona o personas afectadas sufren una violencia psicológica injustificada a través de actos negativos y vejatorios en su actividad laboral por parte de sus compañeros, ya tengan un rango inferior o superior (en este caso se habla de bossing) durante un tiempo prolongado como pueden ser meses, incluso años. Las lesiones son de índole psicológica, no física.

El objetivo de los acosadores es perturbar a un compañero para que finalmente este abandone el trabajo. El científico sueco Heinz Leymann hizo diferentes estudios sobre este fenómeno en la década de 1980, y fue quien utilizó por primera vez la palabra mobbing para referirse a el. Los últimos estudios aseguran que un 9% de españoles sufre acoso laboral en su empresa.

No debemos confundir el mobbing con el síndrome de burnoutNo debemos confundir el mobbing con el síndrome de burnout

En muchas ocasiones, el acoso laboral puede confundirse con el síndrome del quemado, o burn-out. Este se produce por un estrés provocado por circunstancias puntuales y por pequeños problemas con un determinado compañero o compañero a la hora de trabajar. Es muy común en profesores y enfermeras.

Diferentes formas de acoso laboral

En la mayoría de los casos se incluye:

-Gritar, avasallar o insultar a la víctima sola o en presencia de otras personas

-Sobrecargar a la víctima con mucho trabajo y asignarle objetivos en plazos de tiempo imposibles de realizar

-Amenazar de manera continuada a la víctima

-Ignorar a la víctima, hacerle el vacío

-No informar correctamente a la víctima de sus responsabilidades intencionadamente y después culparla de no haber realizado bien su trabajo

-Difamar a la víctima, extendiendo por la empresa rumores maliciosos sobre ella

-Ridiculizar el trabajo de la víctima

-Robar elementos clave para su trabajo

-Criticar a la víctima por sus convicciones personales, ideología, religión o sexualidad (en este se hablaría además de homofobia)

¿Qué hacer si un compañero sufre acoso laborar? Como ayudar a frenarlo

- Si observamos que un compañero está sufriendo acoso laboral en nuestra empresa lo primero que debemos hacer es no normalizar la situación. Muchas veces el mobbing comienza con comentarios que parecen inofensivos para después ir aumentando con el tiempo. Si la víctima no es consciente del acoso que está sufriendo debemos ayudar hablando con ella y dejándole claro lo que ocurre.

Es importante que la víctima vea que no está sola ante el acoso laboral o mobbingEs importante que la víctima vea que no está sola ante el acoso laboral o mobbing

- En todo momento debemos ser comprensivos con la víctima y comunicarle que le queremos ayudar . Se trata de escucharle para entender cómo puede estar sintiéndose y evitar que se encuentre sola. Puede que la víctima no se acerque a nosotros porque la situación que está viviendo ha hecho de ella una persona insegura y desconfiada por lo que debemos acercarnos nosotros y hablar con ella.

- En la mayoría de los casos, las personas que sufren acoso laboral no se atreven a comunicarse con sus superiores o sienten demasiada vergüenza para reconocer que están viviendo un caso de mobbing. Debemos intentar convencer a la víctima para que tome la decisión de denunciar la situación ante su superiores, ya que la gerencia de la empresa, junto con el encargado de personal y los sindicatos, son los únicos capaces de frenar el mobbing debido a que es un tipo de acoso que se da en el ámbito laboral.

- En último caso y si no queda otro remedio, debemos ser nosotros los que nos pongamos en contacto con los responsables de recursos humanos para denunciar el mobbing. Esta última opción se da cuando el acoso alcanza un nivel de gravedad preocupante, la víctima se niega a denunciar por ella misma bajo ningún concepto y es la única forma de ayudar.

Artículos recomendados