Menú
Consejos de autoayuda emocional para la depresión en personas mayores
Consejos de autoayuda emocional para la depresión en personas mayores
DEPRESIÓN

Consejos de autoayuda emocional para la depresión en personas mayores

Las personas mayores pueden tener depresión o tristeza crónica, estos consejos de autoayuda emocional te ayudarán.

Mª José Roldán Prieto

Es un mito pensar que después de cierta edad, los adultos mayores no pueden aprender nuevas habilidades, probar nuevas actividades o hacer nuevos cambios en el estilo de vida. La verdad es que el cerebro humano nunca deja de cambiar, por lo que, como adulto mayor, eres tan capaz como una persona joven de aprender cosas nuevas y de adaptarte a nuevas ideas que pueden ayudarte a recuperarte de la depresión.

Superar la depresión implica encontrar cosas nuevas que se disfruten, aprender a adaptarse al cambio, mantenerse activo física y socialmente y sentirse conectado con la comunidad y los seres queridos. Por supuesto, cuando estás deprimido, tomar medidas y poner en práctica medidas de autoayuda puede ser difícil...

Superar la depresión implica encontrar cosas nuevas que se disfrutenSuperar la depresión implica encontrar cosas nuevas que se disfruten

A veces, solo pensar en las cosas que tienes que hacer para sentirte mejor puede parecer abrumador. Pero pequeños pasos pueden marcar una gran diferencia en cómo te sientes. Dar un paseo corto, por ejemplo, es algo que puedes hacer ahora mismo y puede mejorar tu estado de ánimo durante las próximas dos horas. Al dar pequeños pasos día a día, tus síntomas de depresión se aliviarán y volverás a sentirte más enérgico y esperanzado. ¡Toma nota!

Mantente conectado

Si te sientes deprimido, es posible que no quieras hacer nada ni ver a nadie. Pero el aislamiento solo empeora la depresión. Por sí solo, puede ser difícil mantener la perspectiva y mantener el esfuerzo requerido para vencer la depresión. Es por eso que el soporte es importante, así que haz un esfuerzo para conectarte con otros y limita el tiempo que estás solo. Si no puedes salir a socializar, invita a tus seres queridos a visitarte o mantente en contacto por teléfono o correo electrónico.

Si te sientes deprimido, es posible que no quieras hacer nada ni ver a nadieSi te sientes deprimido, es posible que no quieras hacer nada ni ver a nadie

Recuerda algo importante: la comunicación digital no es un reemplazo para el contacto cara a cara. Haz tu mejor esfuerzo para ver a las personas en persona diariamente. ¡Tu estado de ánimo te lo agradecerá! Y recuerda, nunca es demasiado tarde para construir nuevas amistades. Para mantenerte conectado no olvides algunas cosas para hacer:

  • Sal al mundo. Intenta no estar encerrado en casa todo el día. Ves al parque, a la peluquería, almuerza con un amigo, visita un museo o ve a un concierto o una obra de teatro.

  • Ofrece tu tiempo como voluntario. Ayudar a los demás es una de las mejores maneras de sentirse mejor contigo mismo y expandir tu red social.

  • Únete a un grupo de apoyo para la depresión. Estar con otras personas que enfrentan los mismos problemas puede ayudar a reducir su sensación de aislamiento. También puede ser inspirador escuchar cómo otros enfrentan la depresión.

  • Cuida de una mascota. Una mascota puede hacerte compañía, y pasear a un perro , por ejemplo, puede ser un buen ejercicio para ti y una excelente manera de conocer gente. Los dueños de perros adoran conversar mientras sus mascotas juegan juntas.

  • Acude a clases o sesiones de actividades que te gusten para conocer personas de ideas afines. Intenta unirte a un centro para personas mayores, un club de lectura u otro grupo de personas con intereses similares.

  • Crea oportunidades para reír. La risa mejora el estado de ánimo , así que intercambia historias humorísticas y bromas con tus seres queridos, mira una comedia o lee un libro divertido.

  • Encuentra significado y propósito en la vida

    Para superar la depresión, y evitar que regrese, es importante seguir sintiéndose comprometido y disfrutar de un fuerte propósito en la vida. A medida que envejecemos, la vida cambia y puedes perder cosas que anteriormente ocupaban tu tiempo y le daban sentido a la vida. La jubilación, la pérdida de amigos cercanos o seres queridos, la reubicación fuera de tu red social y los cambios en tus finanzas, estado o salud física pueden afectar tu estado de ánimo, confianza y autoestima. 

    Concéntrate en lo que aún puedes hacer, no en lo que solías hacerConcéntrate en lo que aún puedes hacer, no en lo que solías hacer

    Pero todavía hay muchas maneras en que puedes encontrar un nuevo significado en la vida y continuar sintiéndote comprometido con el mundo. A veces es solo una cuestión de reformular cómo piensas en ti mismo o en el proceso de envejecimiento. Para ello:

  • Concéntrate en lo que aún puedes hacer, no en lo que solías hacer. ¿Tal vez te sientes frustrado de no poder hacer todo lo que alguna vez pudiste, o al menos no a los mismos niveles? ¿O tal vez las ideas negativas sobre el envejecimiento han afectado tu confianza en ti mismo? En lugar de concentrarte en lo que una vez hiciste, intenta concentrarte en las cosas que puedes hacer. Verás cuánto aún tienes para ofrecer...

  • Aprende una nueva habilidad. Elige algo que siempre hayas querido aprender, o que despierte tu imaginación y creatividad: un instrumento musical, un idioma extranjero o un nuevo juego o deporte, por ejemplo. Aprender nuevas actividades no solo añade significado y alegría a la vida, sino que también puede ayudar a mantener la salud de tu cerebro y prevenir el deterioro mental.

  • Participa en tu comunidad. Intenta asistir a un evento local, dar tutoría a niños u ofrecerte como voluntario para una causa que sea importante para ti. El trabajo comunitario puede ser una excelente manera de utilizar y transmitir las habilidades que perfeccionaste en tu carrera, sin el compromiso o el estrés del empleo regular.

  • Enorgullécete de tu apariencia.  Cuando te jubilas, es fácil dejarse llevar un poco ahora que no tienes que estar en el trabajo todos los días. Pero poner esfuerzo en cómo te ves cada mañana puede darte un impulso positivo a tu autoestima y mejorar tu forma de sentir.

  • Viaja. Una vez que estés jubilado y tus hijos se hayan ido de casa, es probable que tengas más tiempo libre para visitar los lugares a los que siempre has querido ir. Reserva unas vacaciones en un lugar nuevo o haga un viaje de fin de semana a su lugar favorito. Viajar no tiene que ser extravagante o costoso para mejorar tu estado de ánimo. Disfruta del tiempo en la naturaleza haciendo una caminata, yendo a pescar, acampando, o pasando un día en la playa.

  • Escribe tus memorias, aprende a pintar o haz algo nuevo... Todos tienen una idea diferente sobre lo que da sentido y propósito a la vida. Lo importante es encontrar actividades que sean significativas y agradables para ti. Cuanto más alimentes tu espíritu, mejor te sentirás. Si no te sientes mejor con nada... acude a un profesional que te ayude.
  • Artículos recomendados