Menú
La vida después de la rehabilitación tras superar tu adicción
La vida después de la rehabilitación tras superar tu adicción
ADICCIONES

La vida después de la rehabilitación tras superar tu adicción

La rehabilitación es un viaje largo y complicado, pero una vez que lo hemos realizado, ¿cómo evitar caer de nuevo en la adicción?

María Isabel Baena González

Superar una adicción es un proceso muy complicado y que, en ocasiones, puede llevar incluso una vida entera. Una vez terminado el proceso de rehabilitación quedan aún muchas cosas por hacer, muchas batallas por luchar y, sobre todo, mucha vida por vivir. No es fácil salir victorioso de todas las batallas, puesto que las recaídas son el pan de cada día de una persona que ha padecido una adicción; no obstante, una recaída no es en sí misma un paso hacia atrás, sino que puede acabar siendo eso que hacía falta para coger impulso y continuar luchando.

Si te encuentras en ese momento de abandonar la rehabilitación y tener que incorporarte a tu vida anterior, hay algo de lo que debes ser plenamente consciente: no puedes volver a esa vida, porque esa vida incluía la adicción de la que acabas de rehabilitarte. Necesitarás crear hábitos nuevos, nuevas costumbres, una vida completamente diferente y, sobre todo, mejor. No será fácil, ¡pero lo más difícil ya lo has hecho! Ahora solo te queda continuar luchando por la vida que realmente te mereces.

Apóyate en tu familia y amigos, también te ayudará hablar con personas que también se han rehabilitadoApóyate en tu familia y amigos, también te ayudará hablar con personas que también se han rehabilitado

Habrá tentaciones, pero tendrás que evitarlas

Una vez salgas al mundo exterior, y dejes de estar guiado completamente por una rehabilitación, tendrás que enfrentarte a la rutina diaria. Buscar un trabajo y, posteriormente, desempeñarlo de la mejor forma posible; lidiar con la familia, los amigos, la pareja, y todos los actos sociales que esto implica. Por ejemplo, si tu rehabilitación ha sido de una adicción al alcohol, tendrás que tener presente en todo momento que vas a encontrar alcohol en los actos sociales, y que tú no podrás consumirlo. Ni una gota, absolutamente nada; debes evitar las recaídas en la medida de lo posible. Porque si bien es cierto que puede haberlas, y no debes sentirte culpable por ello, tanto tu salud mental como tu salud física serán mucho mejores si mantienes las recaídas al margen.

Durante la rehabilitación te habrán enseñado técnicas para controlar tu adicción, así que intenta refugiarte en ellas. Intenta aprender de ti mismo, comprender, conocerte e ir viendo cómo puedes enfrentarte a las situaciones sociales sin miedo a las recaídas. Porque no puedes aislarte del mundo, aunque quizás en un principio quieras hacerlo.

La mejor alternativa en este sentido es crear una red de apoyo con todos tus familiares y amigos. Hacerles ver que aún no ha pasado el suficiente tiempo como para que tú te sientas capaz de enfrentarte a aquello que provocó tu adicción, que vean hasta qué punto una adicción es realmente una enfermedad y no un capricho. Contar con gente que esté a tu lado, que te apoye y te comprenda, es fundamental; no debes luchar solo.

Si tu entorno te facilita la vuelta a las adicciones debes intentar cambiarloSi tu entorno te facilita la vuelta a las adicciones debes intentar cambiarlo

¿Y si mi entorno es tóxico?

El problema viene cuando todo el entorno que nos rodea es tóxico, y fue el que nos empujó precisamente a caer en esa adicción. Si ese es tu caso, deberás anteponer tu bienestar y tu salud a cualquier persona de fuera; y dicho parece fácil, pero hacerlo es muy complicado. Recuerda siempre los peores momentos de tu rehabilitación, lo mucho que te costó salir de aquello, y sé consciente de que si sigues con ese círculo podrías sufrir recaídas. No te merece la pena. Debes salir de lo que considerabas zona de confort.

Para eso precisamente están los psicólogos, para brindarte la ayuda que necesitas en momentos difíciles. No solo te darán las herramientas que te ayudarán a salir de esa situación, sino que también te propondrán que vayas a grupos de ayuda, donde comenzarás a conocer a gente en tu misma situación. Personas que están batallando la misma lucha, que quieren vivir de la mejor manera posible, y que quieren evitar cualquier tipo de sustancia que provoque que vuelvan a caer en su adicción. Allí encontrarás consuelo, comprensión y amistad.

Recuerda que has pasado por lo peor, que te has rehabilitado y te has hecho fuerte. Lo único que te queda ya es demostrar que no recaerás, que tus ganas de vivir podrán con todo. Si tienes alguna recaída, no lo ocultes y no te avergüences, ¡porque es muy común! Busca ayuda, no pierdas la oportunidad de disfrutar de todo aquello que una adicción podría quitarte. Apóyate en quien te quiere, busca un círculo sano y, sobre todo, quiérete tanto que jamás te desees una adicción de nuevo.

Artículos recomendados