Menú
Qué es el movimiento slow
Qué es el movimiento slow
VIVIR EL PRESENTE

Qué es el movimiento slow

El estrés es uno de los mayores males del siglo XXI, lo mismo ocurre con la ansiedad, pero hay una manera de olvidarse de estos problemas del presente.

Tamara García Copado

El movimiento slow life, o también conocido como 'movimiento lento', es una corriente cultural que lo que promueve es que hagamos las actividades con más calma. Lo que busca es que el tiempo no nos controle, sino nosotros a él en una sociedad tirana. Lo que se pretende es dar protagonismo a las actividades del desarrollo humano, en busca de un equilibrio entre el uso de las tecnologías para ahorrar el máximo tiempo posible a la vez que disfrutamos de las cosas mundanas.

Origen del movimiento slow

Este movimiento nace en Italia durante los años 80, sobre todo vinculado al ámbito de la restauración cuando empiezan a aparecer los primeros McDonald's que no cerraban en todo el día. Lo que se buscaba era tener el tiempo suficiente para realizar cualquier actividad, sin las presiones sociales. Esta tendencia comenzó a extenderse a otros aspectos de la vida, como el trabajo, el sexo o el ocio.

Slow sex

"Una quinta parte de nosotros interrumpe el sexo con su pareja para leer un email o contestar una llamada de teléfono", dijo el periodista canadiense Carl Honoré, autor del libro 'Elogio de la lentitud', todo un gurú de este movimiento cada vez más extendido. El 'virus' de la prisa se ha extendido de una manera increíble, tanto es así que trastoca por completo las relaciones sexuales, cada vez más efímeras y de menos disfrute.

La prisa es el 'virus' del siglo XXILa prisa es el 'virus' del siglo XXI

Con este movimiento se busca llegar al sexo de forma divertida, calmada y apasionante. Y en ese tipo de práctica sexual no siempre se llega al orgasmo, porque no es una finalidad, sino que lo que se busca es que sea una experiencia intensa y placentera. Eso sí, no tiene nada que ver con el sexo tántrico, porque este no todo el mundo puede practicarlo. Por otro lado, se tiene mejor comunicación en las relaciones sexuales, porque no existe ningún tipo de prisa.

Slow food

Este movimiento apuesta por el consumo tradicional de los alimentos, y fue gracias a Carlo Petrini por el que se practica desde los años 80. Este italiano dejó claro que teníamos que ir más despacio a la hora de comer y no solo de vivir. Lejos de la industrialización lo que se busca es no comer con velocidad, es decir, olvidarse de la inclusión de la 'comida rápida'.

Tómate tu tiempo para tus comidasTómate tu tiempo para tus comidas

Hay que comer con atención, con conocimiento y con lentitud, teniendo conciencia de aquello que se está consumiendo. Por otro lado, este movimiento sirve para no olvidar las recetas tradicionales, apareciendo una nueva gastronomía, en la que se disfrute de una buena comida además de ser saludable. Un caracol es el el símbolo de este movimiento, representando la lentitud.

Slow beauty

En este caso la belleza está en armonía con el paso del tiempo, y lo que se busca es tener unos hábitos de vida saludables, dedicarse unos minutos al día para reconectar no solo con nuestro cuerpo, sino con nuestra propia naturaleza. Además, las personas que forman parte de este movimiento utilizan productos saludables y que no afecten de forma negativa al medio ambiente.

Cuida tu cuerpo de manera responsableCuida tu cuerpo de manera responsable

No solo se hace referencia a las materias primas con las que se obtienen los productos, sino también a los procedimientos con los que se consiguen, algo que también afecta a nuestra piel. Cuando se apuesta por el movimiento slow en la belleza, se realiza un consumo responsable, no solo en cosmética.

Consejos para llevar una vida slow

El gurú Carl Honoré ha reflexionado mucho sobre este asunto y expone una serie de consejos que se pueden llevar a cabo día a día:

Desconecta siempre que puedas y márcate unas pautasDesconecta siempre que puedas y márcate unas pautas

  1. Respira, porque tiene un efecto calmante y consigue equilibrar el cuerpo y la mente en una situación de ansiedad.
  2. Controla la velocidad. Busca algunos momentos a lo largo del día para parar.
  3. Come bien y procura no comer en la mesa de la oficina, levántate, busca un sitio para relajarte y tómate tu tiempo para hacerlo.
  4. Uso aquellos espacios para este estilo de vida. Haz meditación, yoga o duerme la siesta.
  5. Ten unas horas a la semana sin ningún plan, solo tiempo para ti.
  6. Medita, para frenar el estrés y concentrarte mejor.
  7. Haz puzzles, detente y observa las piezas.
  8. Haz descansos en tu trabajo, camina, sé flexible.
  9. Haz una lista 'not to do', es decir, cosas para no hacer, porque a veces está bien no hacer todos los planes que te proponen.
  10. Externaliza tareas y delega en otras personas, no quieras abarcar siempre todo.
  11. Tómate tu tiempo, así que no condenses tanto tu agenda.
  12. Desconecta y elige unas horas concretas para ti al día, fuera del horario no mires ningún correo o cojas ninguna llamada.
  13. Para, mira, piensa. No te dejes llevar siempre por las tecnologías, a veces es mejor hacer las cosas en persona.
  14. Elimina las notificaciones.
  15. Levántate antes, pon tu despertador 10 minutos antes de la hora y así harás todo con más calma.
  16. Aprende a decir no.
  17. Limita el acceso a tu mail.
  18. Encuentra tu ritual slow. Elige una actividad que te ayude a relajarte y desacelerar.
  19. Al rincón de pensar, busca momentos para estar [email protected] y pensar.
  20. Y lo más importante, VIVE EL PRESENTE.

Artículos recomendados