Menú
¿Qué es la farmacodependencia?
¿Qué es la farmacodependencia?
DEPENDENCIAS

¿Qué es la farmacodependencia?

Muchas personas acaban acostumbrándose tanto a un medicamento que no saben vivir sin él. Aprende a como gestionarlo si tienes a alguien cercano que lo sufre.

María del Valle Mejías Morón

La farmacodependencia no es más que, como su mismo nombre indica, la dependencia que una persona puede crear a un cierto tipo de medicamento. Esto puede darse de forma voluntaria, lo que puede llegar a convertirse en drogodependencia y llevarse a cabo en entornos sociales, o puede darse en el ámbito privado por una dependencia que se crea a algún medicamento después de ser recetado para alguna dolencia real.

Lo primero que debes saber sobre este tema es la verdadera diferencia entre dependencia y adicción, ya que en ocasiones estos términos se confunden y son utilizados como sinónimos.

Cuando hablamos de adicción, nos referimos a las características que incluyen el consumo por parte de una persona aun sabiendo las consecuencias negativas que la ingesta de dicho medicamento en altas dosis. Los adictos a un medicamento no pueden dejar de consumirlo de manera voluntaria, lo que les lleva incluso a dejar de lado otras obligaciones o responsabilidades de tipo social, como pueden ser laborales, personales e incluso familiares.

El medicamento cada vez te hará menos efectoEl medicamento cada vez te hará menos efecto

Sin embargo, cuando hablamos de dependencia, y en este caso concreto de farmacodependencia, la característica más importante es que con el paso del consumo, el medicamento deja de hacer efecto porque se desarrolla una auténtica tolerancia a sus efectos, lo que lleva a la persona que lo consume aumentar la dosis recomendada o consumirlo de manera más frecuente.

Causas, consecuencias de la farmacodependencia

La farmacodependencia se produce sobre todo en pacientes de salud mental que necesitan de unos medicamentos específicos para hacer frente al tratamiento de trastornos emocionales como pueden ser la ansiedad o la depresión. Muchas personas a lo largo de la vida viven episodios de este tipo y son recetados de ansiolíticos o antidepresivos, muy comunes en nuestra sociedad y que junto a la terapia hacen pasar estos trances tan difíciles.

En algunas ocasiones y en casos más complicados en los que el paciente sufre un proceso más largo e incluso "crónico", se puede desarrollar la farmacodependencia a este tipo de medicamentos. Esta farmacodependencia hace que el paciente crea que la dosis de medicamentos recetada por el especialista no sea suficiente para curar el trastorno, y tome la decisión personal de ir aumentando la dosis o hacerlo de manera más frecuente, sin tener en cuenta los efectos secundarios, creando así esa dependencia.

Los ansiolíticos son los más propensos a sufrir esa dependenciaLos ansiolíticos son los más propensos a sufrir esa dependencia

Aunque se puede desarrollar la dependencia a cualquier tipo de medicamento, la realidad es que son los piscofármacos los más sensibles a que se produzca, bien sea por el ambiente, por la sociedad o por la propia composición química que los compone. En concreto, los más comunes son los ansiolíticos, de uso muy extendido y que han sido recetados a la sociedad de forma masiva en los últimos años ante cualquier tipo de situación. Son trastornos psicológicos muy difíciles de identificar y de tratar, por lo que muchos de los pacientes afectados nunca ven suficientes la dosis de este medicamento para conseguir curarse, creando la dependencia.

Las principales consecuencias que pueden llegar a raíz de la dependencia a los medicamentos son sobre todo: la tolerancia, es decir, que llegue un punto en que ese fármaco no realice correctamente sus funciones porque el organismo ya está acostumbrado al consumo de los componentes que lleva; el síndrome de abstinencia, también conocido en los drogodependientes y que puede llegar a crear situaciones bastante violentas por haber suspendido la medicación de un momento a otro; y creencia adictiva. Un farmacodependiente puede llegar a convertirse en un adicto en el momento en que cree que necesita del consumo de determinado tipo de medicamento para seguir desarrollando tareas de su vida cotidiana o para sentirse seguro.

Tratamiento

Cuando una persona puede padecer farmacodependencia, el tratamiento que tiene que seguir puede llegar a ser aún más complicado. Hay que tener en cuenta que es muy difícil que una persona con farmacodependencia asuma que tiene este problema, por lo que serán las personas que le rodean, familiares o amigos los que estén pendientes de si están tomando la dosis recomendada de un medicamento recetado, o está haciendo un consumo excesivo.

Debes darte cuenta de si una persona de tu alrededor lo sufreDebes darte cuenta de si una persona de tu alrededor lo sufre

El fin para este tipo de pacientes es que consiga eliminar el consumo de ese medicamento por completo, pero para ello la peor decisión que puede tomar es dejar de consumir de manera drástica. Esto también tiene efectos secundarios severos para su organismo y puede llegar a crear síndrome de abstinencia.

La mejor opción para la cura de la farmacodependencia es acudir a profesionales que, en el caso en el que sea pertinente puede llegar a recomendar el ingreso en un centro o programa de deshabilitación. Es importante rodearte de personas que sepan realmente como tratar este tipo de trastornos, ya que es un proceso que puede llegar a convertirse en muy largo y necesitar de otras terapias alternativas, pero sobre todo y lo más principal es querer terminar con esa dependencia.

Artículos recomendados